Librilla, Ayer y Hoy.


 
ANTIGUO ESCUDO ANTERIOR A 1976 
ACTUAL ESCUDO DE LA VILLA 
Fachada del ayuntamiento 
Actual fachada del ayuntamiento
Plaza de abastos
En el mismo lugar se encuentra 
ubicada la Casa de Cultura. 
 
 Antigua estación de ferrocarril
(Linea Murcia - Lorca - Aguilas) 
Actual apeadero   (Cruce en Librilla  con el Tren Talgo Barcelona - Lorca ) 
 
 
Toma de la fachada de la estación 
(Ayer. . . )
Locomotora de la linea de Alcantarilla a Lorca  
Año 1885.
 
AYUNTAMIENTO AYER
Parte posterior
AYUNTAMIENTO ACTUAL
Parte posterior (El Plano)
La Casa Ballesteros o de "Los Forestales ayer"
Hoy convertida en un "Albergue Juvenil" 
Construida con subvención de fondos Europeos. 
EL CALVARIO (LA CRUZ)
AYER 
EL CALVARIO (LA CRUZ)
HOY 
COLEGIO SAGRADO CORAZÓN
AYER 
COLEGIO SAGRADO CORAZÓN
HOY
 
EL LAVADOR AYER
EL LAVADOR HOY 
LIBRO DE FIESTAS 1934
LIBRO DE FIESTAS AÑO 1983 
"EL MONUMENTO" AYER
"EL MONUMENTO" HOY
PROCESIÓN AYER 
PROCESION HOY 
FIESTAS AYER
FIESTAS HOY 
VISTA DE LAS FIESTAS DE AYER

VISTA DE LAS FIESTAS HOY

 

La Parróquia de San Bartolomé antes en su anterior estado

Ya en los últimos retoques (agosto de 2004)

Anterior entrada al Pabellón de Doprtes

Ampliación acometida en el año 2004, (ampliación del mismo).

   

LIBRILLA ANTES DE AYER

Algunos datos, los más antiguos encontrados según los rastros de la arqueología, nos dirigen hasta el poblado de bronce situado en esta Villa, al cual se refiere  en este escrito   D. Juan Olmos, profesor de esta población y entendido en el tema:
 
 

 
 
 
 

EL POBLADO DE BRONCE

El poblado del bronce final de «El Castellar», formado por distintos asentamientos humanos, que cronológicamente abarca desde finales del siglo IX o inicios del VIII a. de C-, hasta el V a. de C., queda delimitado al Norte por las mayores alturas del Castellar y al Oeste por una profunda cubeta que forma, la propia montaña en su bajada casi vertical hasta el lecho de la Rambla de Algeciras, tributaria del Rio Guadalentín. El límite Sur, ¡o constituye la margen izquierda de dicha Rambla, cuya bajada totalmente vertical, permite como en la zona Oeste, una perfecta defensa natural. Al Este el poblado se extiende por una pequeña altura formada por el cabezo de Lo Pollo. (Monte del Peretón).

Geológicamente es una zona formada por yesos del Terciario sobre la que se apoyan margas de origen Cuaternario, en las que el fuerte grado de erosión ha excavado una serie de empinadas torrenteras y pronunciadas vaguadas, que aislan estratégicamente la ladera amesetada en la que se ubica el poblado.
El yacimiento ha sufrido importantes pérdidas en su integridad no sólo por la acción erosiva de los agentes naturales, sino también, y en su mayor medida, por la acción humana, materializada en los considerables destrozos de los excavadores clandestinos y, sobre todo en la construcción del Canal del Trasvase Tajo-Segura, que atraviesa el poblado en su eje Este-Oeste, que ha destrozado en una importante extensión, el Estado expropió los terrenos comprendidos en 100 m. a ambos lados del Canal.
Los resultados obtenidos después de cuatro campañas de excavaciones realizadas por el Departamento de Arqueología de la Universidad de Murcia y dirigidas por la profesora Ma. Milagrosa Ros Sala, nos permiten conocer la evolución cultural y urbanística de los grupos humanos que habitaron la zona
Las estructuras hasta ahora excavadas y los materiales exhumados permiten concretar que hacia finales del siglo IX o inicios del VIII a. de C., y durante este último, el Cerro o Cabezo de Basón estuvo poblado con grandes casas de planta posiblemente oval, con muros a base de cimentación de piedras grandes y medianas sin desbastar y acabadas con adobes rectangulares.
Hacia el cambio del siglo VIII al VII a. de C-, los pobladores del cabezo cambian de emplazamiento, instalándose a partir de entonces en la ladera Norte y en la zona amesetada que queda al sureste del mismo, permaneciendo desierta la cumbre donde había estado el habitat antiguo.
En cuanto a las características que ofrece el material cerámico hay que destacar, de una parte, una serie de innovaciones en las formas y calidades de la cerámica a mano indígena que ahora presenta un predominio de fuentes abiertas con paredes finas y cuidadas.; de otra, la aparición de cerámicas importadas policromadas de orígen chipro-palestino y de barniz rojo, que tienen sus paralelos peninsulares en las factorías fenicias de la costa malagueña y en los poblados indígenas, como son los del Cerro de la Mora o el de Pinos Puente, ambos en la provincia de Granada. A la vez comienzan a imitarse, por parte de la población indígena y todavia en una pequeña escala, estas cerámicas exóticas y sobre todo la población comienza a familiarizarse con la cerámica hecha en torno rápido.
Hacia el Siglo VI a. de C. y durante parte de la segunda mitad del mismo, se pueden fechar como hallazgos más interesantes, la aparición de una habitación. Adosado a la pared Norte de esta casa apareció un banco corrido hecho con adobe y piedra pequeña suelta, y forrado de placas alargadas de adobe de la misma arcilla que los muros. Muro y banco estaban revocados mediante un enlucido blanquecino decorado con bandas y motivos estrellados pintados en rojo
Asociado a este nivel un horno de cerámica cuya estructura se encuentra en muy buenas condiciones de conservación, aunque sólo nos ha llegado la mitad aproximadamente, del mismo, al ser destruido el resto por el talud que flanquea el Canal del Trasvase. Su planta parece que debió ser circular. La estructura está hecha de interior a exterior, por un grueso muro de adobe rojo que forraba la cámara de cocción. En su interior aparecieron restos de cerámica.
Este hallazgo es de suma importancia por la falta de este tipo de estructuras en otros poblados peninsulares, precisamente en esta fase de transición del Hierro Antiguo a la Cultura Ibérica.
También como hallazgos interesantes hay cierto número de materiales entre los que podemos destacar: lucernas del pico con superficie cubierta de engobe anaranjado bruñido; un fragmento de jarro del tipo de boca de seta, perteneciente al cuello, con ensanchamiento en la mitad del mismo y cubierto de un espeso barniz de color crema; cerámicas a torno pintadas, platos a torno, grises y pardos de borde vuelto y otros tipos con restos, en superficie, de engobe anaranjado bruñido; soportes anulares, también a torno, de pastas y superficies grises bruñidas; ánforas con carena de hombro; cazuelas de boca abierta y carena media cubiertas de engobe o barniz rojo; cazuelas, a mano, de superficies negras bruñidas, etc.
La última fase de construcciones en la zona amesetada al pie de la ladera Sur del Cabezo de Basón, pertenecen a la primera mitad del siglo V a. de C. y consisten en tres habitaciones contiguas, de planta rectangular. Su función, en uno de los casos, era la de almacén o despensa, dado el número de ánforas completas halladas en la misma. Presentaba un pavimento de pequeños cantos rodados que, al menos en una zona y pegado al muro Sur, forma pequeñas oquedades que supuestamente debían facilitar la estabilidad de las ánforas. En las dos restantes el tipo de material hallado y la presencia de hogares ovalados hablan de zonas de habitación sin función específica.
Todos los puntos hasta ahora descritos hacen que este yacimiento tenga una importancia esencial dentro del panorama arqueológico del Sureste de la Península Ibérica y sea uno de los puntos claves (hasta el momento el único), para entender la evolución que, desde, la fase reciente del Bronce Final se produjo en el Sureste y que dio origen a la Cultura Ibérica, propiamente dicha-en los inicios del siglo V. a. de C.
Hasta el momento todos los materiales encontrados en este yacimiento se encuentran depositados en el Museo Arqueológico de Murcia, aunque opino que existe la posibilidad de que alguna de estas piezas, en fechas no muy lejanas, pudiesen ser contempladas en vitrinas adosadas a la recientemente construida Sala de Cultura.
J. Olmos Cayuela
 
  

EL DESARROLLO DEL USO DEL HIERRO EN EL POBLADO DE EL CASTELLAR DE LIBRILLA Y SU CONSECUENTE DESARROLLO (1ª PARTE)

En 1981, se comenzaron unos trabajos de excavación en el poblado de El Castellar de Libri-lla. El material conocido de años atrás y el prospectado de forma personal, permitían sospechar la existencia en el de un habitat que podría cubrir algunas etapas del Bronce Final y las del Hierro hasta una Cultura Ibérica ya formada del s. V-V1 a.C.
Los objetivos de este proyecto requerían un análisis riguroso del contexto material que le iba ofreciendo las sucesivas fases diferenciadas por la sedimentación estratigrafíca en El Castellar de I.ihrilln. Se trata de ver, en definitiva,, en qué momentos de dichas fases correspondía ese cambio sociocultural que significa el final de la Edad de Bronce y el inicio de la del Hierro.
 El poblado de El Castellar* como tantos otros poblados peninsulares, es lo que podríamos denominar un asentamiento natural en cuanto » su mayor o menor planificación, en cualquier período de su desarrollo urbanístico, residió simple" mente en la adaptación a la peculiar topografía del terreno.
Existe la posibilidad de que el alzado de las estructuras de las cabanas, en la fase la de Librillo consistieran en un entramado vegetal con barro, aunque no han sido detectados fuertes depósitos de materia orgánica. No obstante, ia escasa superficie excavada con niveles de esta fase la no permite sacar mayores conclusiones por el momento, sino sólo apuntar el posible uso de una materia algo mus resistente que un simple entramado de canas impermeabilizado con barro, que quedaría para las techumbres sostenida por postes de madera, que de haber sido utilizado por todo el encintado de las cabanas habría quedado al' gún indicio de los mismos.
No hay indicios de un ordenamiento determinado del habitat en las fases I y II que fuera el
 marcado por el aprovechamiento de los desniveles que ya existirían en el suelo natural cuya propia na' turahza y erigen sedimentario no provocaría grandes desigualdades en su modelado y, por tanto, tampoco en la ubicación de las cabanas iniciales, que parece que estuvieron exentas.
Las casas de la fase 11 de Librilta, se caracterizaban por la dispersión que parecía existir entre las viviendas de la primera frente »la ordenación o planificación en torno a calles que muestran los complejos constructivos de las segundas. Es otro punto en el que es clara la progresiva adaptación de las innovaciones que en ésta y otras materias van llegando a lo largo del s. VIH a* C. a los poblanos indígenas ¿el Mediodía y Sureste Peninsular al modo de esa ^emanación cultural".
Otro punto de relación entre los poblados indígenas del final de la Edad de Bronce y las factorías de la costa pudo ser e) comercio del hierro, ya hiera en forma de mineral sin fundir o con lingotes o piezas de metal, o finalmente, como objetos manufacturados, y una prueba de ello es el hallazgo deun horno de estas características en El Castellar de Librilla, cuya actividad corresponde a la tase II y fundamentalmente a la fase III.
Esta actividad ha quedado asimismo testimoniada con el hallazgo de escorias de fundición y parle del pico de una tubera en los "estratos de poblado anteriores a la edificación de las construcciones de sillares" que rellenan el foso triangular.
Pero es durante la fase III cuando el horno de fundición de hierro de El Castellar, identificado como N. alcanza su mayor actividad hasta el punto que la salida comercial que dicha actividad debió generar pudo estar en la base de la prosperidad que el poblado muestra en esta fase.
El horno metalúrgico N, asociado a la casa DM de El Castellar, indica que esa riqueza también fue explotada por la población indígena al menos desde la segunda mitad del s. VIII a. C. Es más, si asociamos la pronta explotación de este mineral por otra parte de tos poblados indígenas, en relación con las fechas en torno al 800 a. C^ nos indican, que quizas habría que pensar que este conocimiento ya estaba antes en manos del '"metalúrgico" indígena, aunque el desarrollo de su técnica comenzará más tarde en este ámbito.
I^os materiales proporcionados por estos primeros niveles de poblamiento de El Castellar, asi como las influencias que a nivel constructivo y urbanístico estos denotan, decantan el origen de dicha demanda hacia las factorías costeras fenicias, poco a poco conocidas, de las costas almeríenses o, por qué no, murcianas.
Este razonamiento hecho desde la perspectiva indígena, no encuentra una materia prima de mayor valor en ese momento que no fuera el hierro o la plata o el oro, y el análisis de las escarias halladits en el horno N y el más tardío e identificado como E, también en El Castellar, indican que lo que allí se trabajó fue el hierro ya desde un momento todavía indeterminado de la fase II de dicho poblado.
 El desarrollo de la técnica del hierro, pudo estar perfectamente en la base de las motivaciones socioeconómicas que indujeron a alguno grupos humanos* culturalmente formados, a cambiar su emplazamiento asentándose ahora en el eje Vega Baja del Segura-Valle del Guadalentm en el que. además, se ubican importante criaderos de mineral de hierro.
Esta perduración en el emplazamiento del horno tanto N como E, junto con los cambios que el ultimo presenta en su estructura y en su entorno, parecen implicar la perduración del oficio en manos de uo grupo cuyas sucesivas generaciones debieron estar relacionadas de alguna forma y a los que la ampliación progresiva de la demanda. desde su inicio en la fase II y, fundamentalmente, en la III. tes llevó a replantear en la fase IV esta actividad que comenzaba a adquirir características que rozan el sentido del término ••industrial".
Desde el punto de vista social, este dominio de la metalursia e incluso su comercialización, ya fuera realizada por el mismo grupo o no, supuso una preeminencia sobre et resto del poblado y, por tanto, la dctf 111.11: uní df iilpuna forma de poder es algo que solo podemos «puntar en el terreno hipotético.
Pero si algo caracteriza desde el punto urbanístico a la fase III es la ordenación del poblamiento, que supone una considerable ampliación del espacio habitado. Por otro lado, el auge económico que registra durante esta fase queda reflejado en el mayor tamaño de las casas y su equipamiento interno, asi como en el auge demográfico que esta característica y la aludida coa anterioridad implican.
Juani Belchí
 

 

 


 [Situación Geográfica] [Historia y descripción] [Escudo] [Edificios Oficiales] [Fiestas] [Comunicaciones y rutas] [Asociaciones] [Deportes] [El Agua] [Poesias] [Ayer y hoy] [Industrias y comercios] [Gastronomía] [Curiosidades] [Relación Centros Oficiales][Callejero] [Los Moraos] [Los Coloraos] [Los Blancos] [Los Marrones]  [Los Infantes] [Plazas de recreo] [Fiestas San Bartolomé]  [Especiales año 2000]