Poesias y escritos

 De entre los hijos de esta Villa cabe destacar por su importancia para nuestro pequeño o grande mundo de la creación literaria a varios personajes que a continuación presentamos, no sin hacer hincapié en que  dichos personajes son solo una muestra personal de los varios escritores que ha dado LIBRILLA.

JOSE MARIA LOPEZ OTALORA
JOSE GARCIA MONTALBAN
ANTONIO SOTO ALCON

LAS POESIAS DE ISABEL
JOSE OLMOS RUIZ
VIRGINIA MAYOR VICENTE
CANTO A LIBRILLA
M.A. GARCIA VIÑOLAS
FRANCISCO RUBIO
BARTOLOMÉ RUIZ ANDREO
HIMNO A SAN BARTOLOMÉ
PREGON SEMANA SANTA LIBRILLA 2000
  MURIO "BIENVENIDO"


JOSE MARÍA LÓPEZ OTÁLORA

Hijo de la Villa de Librilla ha editado cuatro poemarios de poesía con los títulos siguientes:
1.- AÑO 1988.: LA FLAUTA Y LA FRAGUA
2.- AÑO 1991: DIEZ SONETOS DE AMOR A MURCIA

3.- AÑO 1995: CANCIONERO DE ALDEA

4.- AÑO 2001: LA VOZ DE LA SANGRE

(20 Sonetos e Amor a Murcia 2ª Edición)

 

TAMBIEN HA PUBLICADO EN 2013

CANTICO MENOR AL ALBA

(pueden pinchar aqui para poder deleitarse con cuatro poemas de su pemario:

CANTICO EN SOLEDAD (PDF)

VERSOS CAIDOS DEL BLASON DE UN ESCUDO (PDF)

VILLANCICO DE ALDEA (PDF)

ORACION PARA UN PUEBLO.

A demás mostramos varios poemas contenidos en estas publicaciones citadas anteriormente:

 de: LA FLAUTA Y LA FRAGUA. 

Esta noche ire cantando

 romances de luna llena, 

y llegaré cuando el mirlo 

entre los jazmines duerma.

 Esperame, vida mía,

 junto a la cruz de la senda! 

Haré que mi voz te bese 

para que sueñes despierta

 y rasgarán el silencio 

navajas de coplas nuevas, 

desde el brocal de tu pozo 

hasta la cruz de la senda. 

Llevaré la flor más roja... 

Ya está aquí la primavera.! 

Mi amor para tí; las flores

 para la cruz de la senda. 

Pero si acaso las voces 

mágicas de la ribera 

me llevaran mar adentro, 

dormido en barco de niebla, 

tú, esperame siempre, siempre,

junto a la cruz de la senda

 
 de: DIEZ SONETOS DE AMOR A MURCIA 
ABRIL 

¿Has visto, primo Paco, los zarzales 

verdecidos a orillas del Segura? 

¿Empiezan a tejer en su espesura

los jilgueros sus cunas musicales? 

¿Se abrieron, ya, al amor, los naranjales,

desposando a la luz con su hermosura? 

¿Empiezan a bordar su vestidura

 de tu Alhama los bíblicos parrales? 

Dime si el sol desgaja en mil raudales

del mástil africano la cimera, 

quebrando sus clausuras virginales 

Si verdes lazos son en La Ribera 

los soterrados senos lacrimales

y sabré de mi Murcia en primavera.

 
 
 de: CANCIONERO DE ALDEA: 
 LIBRILLA 

La herida de un barranco estéril, yerto,

te cruza, oh pueblo, el pecho recio y rudo

y al hilo de tus pies, fauno desnudo,

cantó el Guadalentín su verso incierto.

Del viejo Castellar, sombra y desierto,

su monte abajo corre, en grito agudo, 

la vena limonera de algún huerto. 

Oh pueblo de la rambla-flor de llaga.

Agujas de azabaras en tu herida 

te cosen tierna piel de verdolaga. 

Si el árabe te amó como paloma 

que el nido, por amor, jamás olvida 

el beso de tu nombre fué de Roma.

 DE LA VOZ DE LA SANGRE
Murciano

Murciano soy de forja y de cantera;

murciano que en murciano soy profeso;

murciano me declaro, y me confieso

murciano si, otra vez, nacer pudiera.

Negarlo no es posible aunque quisiera

que un rio de sentires en progreso,

cual broca taladrándome hasta el hueso,

me sube varonil por la pechera.

Aquí estuvo mi cuna, entre murales

de trigo a la amapola, amante, uncido;

de sol y de palmeras y rosales.

Si Dios fue mi alfarero y mi artesano

y puso un alma al barro estremecido,

de barro soy, mas soy barro murciano.

      Afables anotaciones a una

“Publicación histórica de Librilla”
                                                  -----------------------------------

    Merecedores de elogio y de aplauso son las iniciativas y trabajos encaminados, con su publicación, a resaltar y dar a conocer, junto a las vidas, hechos notables y aconteceres que, si estímulo y ejemplo para generaciones presentes, sean un honor para las venideras, sabiéndose herederas de la pequeña o gran historia de su pueblo.
     Aunque pocos,los autores de estos relatos históricos o legendarios, autores jóvenes o de edad madura, suelen hacer  ciertas abluciones mentales (más los segundos que los primeros) para evitar que el subjetivismo empañe, cuando no ponga penumbras, en la redacción y transmisión de lo tratado que, si disculpable en los jóvenes alíferos de la escritura(alabados sean), no en los de labrada frente y plateada cumbre, aunque la Historia, a favor de ellos, nos diga que cada cronista escribe, la más de las veces, “pro domo sua”. (Barrer para casa).
      Resaltar lo azul, rebajar lo rojo o silenciar lo que al “escribidor” no le agrada, cae dentro de su facultad, al seleccionar los ingredientes para el logro de la mezcla deseada, asumiendo el riesgo de que  “lapsus”, juicios y opiniones no sean compartidos por los degustadores de tal ensalada, dicho sea en román paladino.
    En ciertas publicaciones, siendo los autores cronicantanos, y el tema elegido una relación de biografiados personajes populares,con el aderezo de particulares reflexiones, más unas reseñas, según el texo, geográficas, históricas y socio-lingüísticas, no es cosa de “matar” al mensajero, cuando este se paga caballo, viaje y mensaje.
    Por principio, reconozcamos el mérito al esfuerzo y a la voluntad, sin negar el valor que toda obra minoritaria tiene, pese a su condición de “localista” y, a renglón seguido, por ser obra publicada, debe aceptarse que, en márgenes imaginarios, se anoten críticas adversas y loables, pues las amargas y agridulces bien pudieran ser positivas.
    Digo todo esto, teniendo,delante de mí, una publicación a la que se refiere la titulación, cabecera de este escrito, llegada con una nota adjunta:¿Está, usted, de acuerdo con todo lo que aquí se escribe?
¿Muestran esas líneas un cierto desacuerdo y me invitan, amistosamente,a que yo me pronuncie?
    Si es así, quede tranquilo nuestro comunicante, pero rogándole que no dé extrema importancia a esta discrepancia mía: “No, no estoy de acuerdo con todo lo que allí se escribe”.
    Y lo hago,apoyándome en un juicio de D. Miguel de Unamuno al comentar la siguiente frase hecha:”No todas las verdades pueden decirse”. Respuesta de D. Miguel: “Pero si los errrores”.
    Escribir sobre esos errores y aciertos (que los hay) me mueve el interés, no más, pero tampoco menos, que el de cualquier librillano por la historia de su pueblo.
    Mucho antes de la nota recibida, no lo ocultaré, tuve noticia de tal publicación, despertando mi curiosidad la referencia, por cierto coja y equivocada, dedicada a la familia del sacerdote D. Bartolomé López Cerón, familia a la que algunos librillanos conocimos muy de cerca.
     El contenido de la dicha publicación es,fundamentalmente,una elogiosa biografía de alcaldes y personajes cuyos nombres y apellidos rotulan calles y plazas del pueblo. Asunto en el que yo no entraré, porque, por mi edad actual, conocí, traté y compartí amistad con alguno de ellos, pese a mi juventud de entonces.(Caso de ciertos alcaldes).Y porque los pasajes personales de posible cuestionamiento,tienen,siempre, sus valedores propios.
    De dos alcaldes, “mayores de edad”, no elevados a la categoría de mármol o azulejo, un adolescente librillano de aquellos días, guarda un grato y respetuoso recuerdo, amén de los libros, que, siendo él estudiante de Bachillerato en Murcia,(1939-1945) le regalaron dichos alcaldes: Don Germán y Don Ernesto.
    Sirva esta “entradilla” (que se dice en prensa)la que abra camino a este obligado(?) decir mío sobre algunos “descuidos, deslices y asertos”, hallados (confieso que un poco al azar) en la (también lo confieso) un  tanto informal lectura de la mencionada Publicación histórica.
    Mereciendo los topónimos, por su peculiar naturaleza , una especial atención, queden para el final de estas (tildaría yo) afables y entretenidas anotaciones.

  1. Sobre D. Bartolomé López Cerón

Este sacerdote tuvo siete hermanos : Juan, Josefa, Paco, Fuensanta, Dolores, Antonio y Manuel.En las páginas leemos seis;se citan cuatro y se citan mal, empeorando la información, asignándoles lugar y sitio en la familia.
    Dice de Antonio: “Antonio, padre de Mariquita la de Juan Pedro. No
    En el cielo, Juan, PADRE, de Mariquita y Carmen, habrá mirado a su hermano Antonio con los ojos entornados, sonriendo benevólamente.
    Antonio, maquinista de profesión (Linea Murcia-Albacete) pasó toda su vida en Murcia, sin perder  los lazos que le unían a Librilla.
     Dice de Juan:”ayudaba a su hermano Manuel, dándole al fuelle”. Pobre información.
    Juan y Manuel, en la fragua, compartían trabajo y fruto a partes iguales. Lo duro del oficio recaía en Manuel por juventud y fortaleza, pero a la hora de forjar piezas “delicadas”, la mano maestra de uno de los dos, con  el martillo cantor sobre el yunque, marcaba los puntos exactos del hierro, en los que dos hombres vigorosos, enarbolados sendos “machos entre sus manos”, descargaban la mágica fuerza, magia ferrada, para forjar la cabeza y tronco del arado o la tersa reja, “tajamares” de la tierra librillana.
    Añadiremos, por añadir algo, otros datos a la biografía de D. Bartolomé.
    Recibió la Cruz de Beneficencia por su decidida y valerosa actuación en un incendio de su feligresía.
    Estuvo considerado como un buen orador sagrado y así aparecerá, en breve, en el libro que, sobre oradores sagrados de Murcia, prepara D. Francisco Candel Crespo, cronista oficial del Obispado de Murcia-Cartagena.
    Tan admirador del arte y tan seguidor de los hallazgos arqueológicos que, durante sus veranos en Librilla, acompañado del hijo menor de su hermano Manuel, subía al Castellar, donde le esperaba el popular “Picaeras” en su bancal con  algún resto de pieza medieval o prehistórica,  encontrados junto a las raíces de almendros y olivos, linderos con la Rambla de la Algecira.( Nombre que debe  al árabe, aljezón = yeso).
    Tuvo una estrecha amistad con el pintor Muñoz Barberán, siendo Cura Párroco de  La Colegiata de San Patricio (Lorca) y organizó un Museo de Arte Religioso con vestiduras y ornamentos sagrados, propiedad de la catedral lorquina.
    Recibió el nombramiento de “Capellán militar”(¿honorario?)del Regimiento de Infantería Mallorca nº 13, con acuartelamiento en Lorca.
    Escondido durante toda la guerra civil española (no algunas veces, como se lee), estuvo protegido, cuanto se podía estar en esos días, por la buena voluntad del alcalde socialista, Antonio García Montalbán, amigo íntimo de su hermano Manuel, también socialista. (Este alcalde era conocido por el sobrenombre de Leonardo).  
     B)Fotografía histórica de D.Juan con un grupo de escolares.Con ella en la mano,se podría escribir un cápitulo político-social de la Librilla,años treinta.Copia de esa fotografía,realizada en el anchuroso patio de Joaquín Cambronero,corre,desde hace años, entre las manos de sus viejos alumnos o de sus herederos.
 ¿Cuántos de ellos lograron ascender a estudios medios y superiores en una Librilla de “pan y guisao”,y que no falte?¿Cuántos?¿Cuatro,tres dos.uno?
Dos.Sólo DOS.Uno,Gabriel Contreras Alemán,en representacción de lo que en la Publicación se llama”clase acomodada”.El otro…¿Qué habrá sido del otro,en representación de una clase media “desacomodada”?
Pasados los años,ambos se encontraron en Madrid. Gabriel,estudiando en la Facultad de Medicina; el otro, en la Facultad de Filosofía y Letras, con un tiempo para el periodismo, sueño  germinado,desde la adolescencia,en la luminosa, negra luz de una fragua.
Terminadas las carreras elegidas, los dos siguieron cultivando la amistad, iniciada en la época de la fotografía reseñada. (Un cordial saludo, querido Doctor).
Fila lª de la fotografía. Se escribe: “Carlos García, sobrino de D. Juan”. Error.
Se trata, efectivamente, de Carlos García Nogales, pero no sobrino de D. Juan, sino CUÑADO. Doña Pepita,esposa de D. Juan (querida y adorable Doña Pepita q.g.h.), hizo de segunda madre de sus hermanos, Carlos y Carmencita. De cuando en cuando, Abelardo, otro de sus hermanos, compartía tiempo, ocio y estudio con ellos en la casa familiar de Librilla.
C)Sobre D. Servando García Díaz. Resumido: “la Corporación nombró interinamente a D. Francisco Jara Rodríguez, exigiéndole su presentación ante la Junta,y, no cumpliendo D. Francisco (se supone) este requisito, la Junta dió paso a D. Servando”.
Pues D. Francisco no se presentaría, y justo será aceptarlo, ¿pero quién, con ese nombre, ejerció la profesión de médico, teniendo Consulta médica y vivienda en la casa nº 10 de la calle llamada, ahora, de D. Servando, precisamente? (En aquellos años, la gente del pueblo escribía en los sobres de las cartas: Calle del Puente).
D. Francisco tenía un hijo, de nombre Paquito, aquejado de una marcada deficiencia mental y física, causa de que los niños temieran encontrarlo en la cuesta escalonada (ayer empedrada) y en cuya esquina estaba situada la casa del médico,absorbida por la vivienda y establecimiento-panadería de Juan Almagro.
D) Se dice de Andrés Contreras:”fue somatén y guardia de asalto”.
Los dos sustantivos, somatén y guardia, escritos así, “a palo seco”, parece que adjudican otras dos profesiones extras al personaje biografiado.
  Mi comentario surge por la circunstancia histórica, fondo de sus datos biográficos.
Los dos representan, en la vida de Andrés Contreras (un testigo más de los millones de españoles que lo fueron),dos épocas convulsas, una más que otra, de la Historia de España:La Dictadura del General Primo de Rivera (1923-1930) y la Guerra Civil Española (1936-1939).
El General, ya en el poder, creó un partido a medida de su ideario político:”La Unión Patriótica”. Partido que se extendió por toda España y de que se nutrió, mayormente, la organización civil armada, conocida con el nombre de “Somatén”. Palabra y Organización del más puro origen catalán, y que Primo de Rivera conoció muy bien, siendo Capitán General de Cataluña, trasladándolos al resto de España.
Al Somatén (etimológicamente, ¡ruido!, ¡ruido!) se incoporaron los monárquicos que, además, eran simpatizantes del General, como la familia de Andrés y muchas más de Librilla.(Tal vez, algún que otro dueño de escopeta se alistara al Somatén para justificar la posesión del arma).
 Los desfiles somatenistas en los pueblos, escopeta al hombro y bandera al viento con tambor y madrina al frente, grabados están en la Historia. Los de Librilla quedaron en la mente de un niño de pocos años, cuando esos acontecimientos. (Doy fé de su verbal testimonio octogenario, como si fuera yo mismo).
“El Somatén, más que una mala copia de Cataluña, fue un adorno de oropel, fútil lucimiento de una actitud política, emanada de una Dictadura de nacimiento luminoso y ocaso ensombrecido.
  “Andrés, Guardia de Asalto”.
Durante la Guerra Civil Española, los perseguidos de ambas partes, los amenazados en las “dos Españas”, los que lograban hacerlo, se camuflaban (Caso de la C.N.T. en Librilla), aparentando renuncias políticas, en un lado, y, añadidas, las religiosas, en el otro.
En la España republicana, agotadas las “quintas del Chupete” (17 años cumplidos (?) y la del “saco” (hasta los 50 (?), se abrió una puerta en el cuerpo armado de la Guardia de Asalto para los que, estando en edad de ir al frente de bat alla, lo eludían, alegando causas físico-psíquicas, y, sin inquirir demasiado en sus alegaciones ni en su pasado, los destinaban a mantener el orden en la retaguardia. Faltaban hombres… Se presentía el final de la guerra.
De Librilla, ingresaron hasta dos ex guardias civiles en dicho Cuerpo. Uno, natural del pueblo; el otro prestó servicio,durante años prebélicos, en el antiguo Hospital de Librilla,convertido en Casa-Cuartel de la “Benemérita”.
“Los guardias de asalto librillanos” (¡Vaya guardias de asalto¡) pasaban los fines(!) de semana en su casa.
E) Pues hemos citado la Dictadura, anotemos algo acerca de ella en esos márgenes imaginarios.
La palabra Dictadura aparece varias veces, adjetivándola en tres solamente. ¿Por qué no en las otras?
Iten más. Al titular la relación de alcaldes en las distintas épocas, se produce una laguna de silencio, un vacío para dos períodos políticos:Primera República y la Dictadura de Primo de Rivera.
Callado el primero de ellos, puede explicarse por el tiempo elegido para inicio del rol de alcaldes: Año 1895. Data de la Primera República. Año l873-74. Justificado. Pero este ordinal, primera, en un acontecer histórico con tres Presidente en un año, corrige la titulación usada para enmarcar a otros alcaldes republicanos. “Durante la República”.  Mejor “Durante la SEGUNDA República”.
Igual para “Durante la Dictadura”. ¿Qué Dictadura? Los años datados son correctos, pero ¿por qué negarle la paternidad,aceptado tal régimen gubernativo?
Si, al escribir sobre las Escuelas Graduadas, y  en las postrimerías del libro, se usa el término “primoriverista” (sic) ¿ qué temor o prudencia impide escribir franquista o de Franco? Se hace en esas mismas postrimerías, aliviándolo con el capote de un sustantivo:”lenidad”. En consecuencia, habría que escribir: “Durante la dictadura de FRANCO, del general FRANCO o franquista, dejando en buen lugar la Cronología.
 La lengua española presta socorro, por su riqueza, a todas las ideologías, y los eufemismos son un desfile de modelos lingüísticos.
    F)Alcaldes Constitución.¿Una errata¿Un lapsus calami?Debe decir: Alcaldes CONSTITUCIONALES. Pero… Constitucionales fueron los del año 1812 (La Pepa) con la famosa frase de “marchemos francamente(¿todos?), y yo el primero, por la senda de la Constitución” del rey Fernando VII que no tardó en darles un puntapié en el trasero, cuando no horca, a cuantos le obligaron a jurarla y tragarla. (¡Trágala, trágala! fue la canción de los “constitucionalistas”  por las calles de Madrid)
Así mismo, son Constitucionalistas los de la Segunda República citada. ¿Entonces?
Pues se esté o no de acuerdo con ellos, los representantes del pueblo, “del que emanan los poderes del Estado”, “lo son dentro de una “MONARQUIA PARLAMENTARIA”.(Actual Consti- tución de l978.Demasiado dió que hablar, y hundido está en un hondo“oron”de  la Historia, aquello de “Monarquía instaurada(Franco) o Monarquía restaurada(D.Juan,conde de Barcelona).    
G)”Alcaldes durante la dictadura de Primo de Rivera.¿Descuido?¿Olvido?Los extraigo de la relación que, de los alcaldes,en general,trae la Publicación:Empieza en D.Francisco Jara Carrillo (1923-24) y termina con D.Salvador Lorente Ruíz,popularmente,Salvadorico.(1930-31)(Méritorio trabajo  de los que tal nómina confeccionaron) 
    H)”Escuelas Graduadas”. Suscribo la evocación que de ellas se hace en sus páginas.Fueron modelo para su tiempo,pues iniciaron la Enseñanza mixta.Los alumnos que lo habían sido de D.Diego y D.Esteban, como las alumnas de Doña Pepita y Doña Lucinda,se integraron,por la edad,en el aula de D. Juan, director de las mismas.
     Aquella extraordinaria iniciativa republicana fue vivida por los jóvenes adolescentes con la inquieta expectación de lo novedoso. En emotivos recuerdos, aparecen, entre muchos, los de Fredesvinta Rodriguez Alcón, Trini Prado Porras, María Méndez, Juan Gonzálvez Hernández, Juan Aliaga Cortés, José Puerta Cayuela, Lázaro Andreo Gómez…
    Entre los muros de las aulas, cantadas por las voces juveniles, resonaron las estrofas de la “Internacional” y las de la “Joven guardia” pro-soviéticas, como lo harían, tres años más tarde, las de “Cara al sol”, y la de los salmos de la primera misa de la posguerra civil española, celebrada frente a la entrada principal de Oriente, quedando, entre piedra y sol, una página (desaparecida hoy)escrita por las dos Españas que cantara Antonio Machado.

I.-Sobre D. Juan González Salas. Maestro de tres generaciones de librillanos (también lo fue mío), temo, pese a la respetuosa fidelidad de esas líneas, que los educandos de nuestros días reciban una imagen desenfocada o distorsionada de su personalidad docente, juzgándolo por gestos más o menos generalizados en los métodos educativos de un ayer y de un anteayer, comparándolos con los que ellos gozan, actualmente, en unas aulas que, mejoradas en métodos y profesores, algo quebradas andan de autoridad magisterial.

Con cierta  ingenuidad y reconocida buena fé, en dos líneas resumidas,aparece esta figura lingüística: “bondad iracunda o tranquilidad airada”. Esta imagen no resta mérito a D. Juan ni a su biógrafo, pues sería, para el primero, consustancial con su personalidad y,para el segundo un juicio inducido, expresado, respetuosa y fielmente,  por un antiguo alumno suyo.
    Ligero perfil de D. Juan, maestro: Jamás puso “deberes” para casa (¡Cuánto lo agradecerían los discentes de hoy!) pero había que “dar” (jerga de los alumnos), saber la lección del día, cuando eran “preguntados” individualmente o, en círculo, por secciones.
    Redacción correcta de un tema, y la memoria, herramienta de conocimientos, eran los pilares en los que  asentaba su magisterio, sin olvidar la caligrafía ni la lectura, esta en voz alta, realizadas en clase, y corregidas por él, en ese momento. Tuvo preferencia por la Historia y la Geografía.       

J )   Cita de Fray Luís de León.”  Ni suma ni resta historia, y el recuerdo de un buen viejo y virtuoso zahorí ,V de hierro,no de avellano,silencia mi posible comentario.
K)     Sargento Antonio Hernández.Dos apuntes breves.Imagen de su padre: De profesión, sastre, y cartero rural en sus horas libres,fue estimado y respetado,sobre todo,por sus convecinos de las escalerilla ”pabajo”. El recuerdo de un adolescente de aquel tiempo nos lo dibuja así, literariamente: Calzado andariego,sombrero de palma, bastón o cayado en la derecha mano,algún periódico y pocas  cartas en la izquierda; Canalón arriba, camino de Fuente Librilla.
  Iniciaba su andadura semanal en la esquina del Puente sobre el Orón y,al pasar junto a la fragua de Manuel,se detenía bevemente y herrero y cartero daban un repaso a la política del momento.
    Luego, paso a paso, seguía su camino, orillando la rambla, vez si, vez no, hasta el pueblo en el que, otrora, estuvo el vaso “apaga sed” de los librillanos. (¡Ah, Guardia Civil a caballo, trote de capas y tricornios hacia Fuente Librilla!)
    Quien bajaba a caballo y, a caballo volvía, era el cartero rural de Barqueros, pueblo cercano, cuya corresponderncia postal quedaba depositada en la Cartería de Librilla. Digamos, fieles a la verdad, que no montaba caballo, sino yegua de un blanco desvaído.
      Mediada la página, causa extrañeza encontrar, entre la escogida lectura de Antonio Hernández, “panfletos” (sic) de Wenceslao Fernández Florez, ¿llamando así a las obras del mejor novelista de Humor de la novela española? Quizás se refiera a los escritos de la etapa periodística del escritor y, admitiéndolo, resulta raro, conociendo las inquietudes intelectuales apuntadas por Antonio, según me comentaba su amigo, y amigo mío, Vicente Espada.
  L)    D. Francisco Montalbán Martínez: Sorprendente capítulo, dada la minuciosidad y detallismo del que se hace gala al tratar vida y hechos de sus biografiados,en parte bien documentados, con todo un muestrario de partidas de nacimiento, fragmentos de actas, extractos cuasi notariales, fechas y hasta profesiones de los familiares en primera, segunda y ¿ tercera generación ¿Lo resalto como  confirmación de su meticulosidad a lo largo de algunos escritos. Más,¡oh! decepción; en el relato biográfico, dedicado a D. Francisco Montalbán, no aparece ni un solo documento para la Historia. ¿Por qué?
    Creo que tal personalidad merercería una seria investigación en los archivos de las distintas Instituciones por las que pasó, que son muchas. Seminario, Instituto, Facultad de Medicina de Madrid, Hospital de la Princesa, en Madrid… ¿Sin dejar huella?
   Su figura queda enmarcada entre un socorrido “nació en Librilla a mediados del siglo XIX” y “al poco moría el médico que pudo ser una eminencia”. (Esa perífrasis verbal…).
LL)   ORÓN.Estimado y admirado topónimo no sólo por su origen latino sino por germinar,crecer y tener vida semántica ,exclusivamente, en la región murciana.
  Casi a tiro de piedra,lo hemos tenido en los campos de Librilla,por tierras de La Media Legua,Las Lentiscosas,de Belén …De su uso en las huertas y en el agro,aún puede darnos tesimonio algún huertano de los “azudes” y “partiores” o el campesino que,arrinconada la vertedera del pasado,goza del sol de su pueblo,ambos,ya,nonagenarios.Alguno reside en Librilla.
  ORÓN = SERÔN.Hermanos mellizos de significado.Si SERON se ha distribuido por otras provincias,ORÓN ha quedado fijo,como original murcianismo. La Real Academia de la lengua española nos proporciona la voz Orón como un útil o vasija usada para guardar los frutos de la cosecha, especialmente el grano,y, del grano,el trigo.
    En un principio, los propios agricultores fabricaron el orón con prieta pleita y de forma cilíndrica,casi como un tonel, juntamente con la sera y el serón, también de esparto,anchas y abiertas,de boca alargada  en las que recoger las hierbas y la paja.(¡Ah, vieja Espartaria romana!)
 Pero este orón de fabricación manual,casera,obligado a multiplicarse en las  fincas,trabajadas por familias de  brazos aparceros,fue sustituido, en nombre y función, por un depósito de adobes en primera etapa(?) y con yeso después ,llamado troj,(s.XII),prisma de grandes dimensiones (cuatro caras) seccionado,casi en su mitad,por un plano inclinado.
   El Labrador marcó cada depósito según su contenido: troj para la cebada, generalmente la más ancha, y troj para la avena. Pero a la troj de paredes más altas y fondo más hondo, a esa, la llamó ORÓN, porque en ella dispuso el trigo.
    En dos fincas, próximas a la Ermita de Belén, hoy, reconvertidas, los nietos, y bisnietos recuerdan el testimonio de llamar Orón a la troj del trigo.
  En el lenguaje murciano, en su REFRANERO, encontramos este “decir popular”:”El buen trigo se vende en el Orón”.
    ¡Milagro de las palabras! En el mismo centro de Librilla, al barranco-río, juez secular  para las dos mitades del pueblo, cuan gigantesca vasija natural de enorme boca, permanentemente abierta, devoradora del tiempo,desde siglos, Orón lo lllamaron y Orón se llama.
    ¿Pero cual es el origen de la palabra? La búsqueda siempre es loable, ya que el camino no es fácil, al tener que hacer uso de los varios instrumentos que nos proporciona la etimología, máxime cuando el estructuralismo nos aconseja no estudiar las palabras aisladas, pues hay que tener en cuenta la relación entre ellas, la influencia de la fonética, modificaciones por el sentido…
    Orón, lo hemos dicho en otras ocasiones, lo damos procedente del latín, Os, Oris=boca. De ahí, oral referido a lo realizado con, para o en la boca.
    Tanto en el orón primigenio,redondo o deformado por la dureza de la pleita y de lo ancho y hondo de su fondo,como en la troj-orón de albañilería,amplificada desmesuradamente, estamos ante vasijas  cuya característica principal es su hondura y su gran boca abierta.
 ¿Y qué imagen tuvieron ante sí romanos y mozárabes para dar,y mantener, el nombre de Orón a la popular sima que aún guarda,aunque resecas,las que ayer fueron arterias de los huertos?
  Argumentemos algo más a favor  de llamarlo Orón.Tomemos la voz ORONDO,derivado de  Orón, y leamos su definición:”Aplícase a las  vasijas de mucha concavidad”.
     Orón no aparece datado, pero si Serón (SigloXIII).  
     Consideramos muy importante la relación semántica de Orón con el nombre latino de Librilla (LABRUM), formando parte de una familia de palabras (Estudio preparado,me dicen, para publicarlo en cuadernos de filología).
    Desmoronado uno de los dos miembros de esta hipótesis,probablemente,no la sustentarían ni citas de imágenes  poéticas del S.XVII ni mucho menos,por supuesto,los versos dedicados (¿ por   un natural  del pueblo?)a Librilla : “Santificado sea el nombre/ que te dió Roma/ porque a los bordes de tu barranco/ los llamó labios y Orón le dijo al barranco-río;/hondo tatuaje que tu piel abrasa”Si otra hipótesis mejor apareciera o la incuria del tiempo la borrara,que,al menos,quede el leve y suave soplo de la poesía sobre la terrosa piel de nuestro Orón-Barranco.
      ¿Procede del latíno OSSIS ,Genitivo,OSSIS,así,con dos eses,no con una como aparece en la Publicación? Corregida la errata(no pasa nada) hay que decir “ NO”.
  Ya,el Genitivo está gritanto su protesta.OSSIS,no Oris.
  OSSIS del Latín clásico y OSSUM del Latín vulgar dan hueso,osario y osamenta.
 No se cumple en esta voz latina la ley del rotacismo(por doble ese) como tampoco en muchos apellidos de patricios romanos,porque estos prefirieron conservar la S del nombre como signo de noble antigüedad en la familia.
    La fuente suministrada es incorrecta.
  Creo que, en este topónimo, ha hecho su aparición la hora  fácil de credulidad (todo el mundo la tiene) aceptando una truculenta versión de huesos, muertos y suicidios (?),sustentada por consejas de pasadas épocas de brujas voladoras y, como se reconoce en una de sus páginas,por un pueblo con un lamentable grado de analfabetismo. No admitir la superchería o el tremendismo imaginario, no niega a la persona creyente su condición de serlo.
 M) LA CAVA. Topónimo procedente del latín CAVUS (siglo XIII) con el significado de “cava, zanja, hueco, cueva y foso” entre otros. De este sustantivo deriva el verbo CAVARE con significación de cavar (extraer la tierra) y sus derivados: excavar, socavar.
     Acepción bien usada en Librilla, sobre todo, cuando cerradas las manos sobre el astil de una 103, se realizaba la cava por los secanos y huertos del pueblo.
    Recojo una frase reveladora de la fuente principal de trabajo, durante generaciones, en Librilla, dirigida a los jornaleros:”La cava en el huerto la quiero bien honda”´
    La hondonada(restos quedan todavía de ella),conocida como La Cava, bien pudo tener su origen en una depresión del terreno que corriera al pié de la muralla,en su doble función de foso del castillo árabe y ramblizo hacia el barranco.
    ¿Pudo existir alguna construcción, tipo cava-bodega, cueva subterránea en los aledaños de la muralla, aprovechados por los antiguos habitantes de nuestra Labrella romana-mozárabe?
    Lo que sí aprovecharon los árabes para la construcción de su muralla,fueron las piezas de “fábrica” romana que persisten en ella.
    Veamos. En Madrid existen dos calles con la denominación de CAVA: La Cava Alta y la Cava Baja. Las dos deben su  nombre a la existencia de dos antiguas minas que servían a los habitantes, árabes y cristianos, según pintaban armas, para entrada y salida del recinto amurallado de Madrid.
    La Cava Alta, llamada también de San Miguel, recibió tal nombre, porque la boca de la mina estaba en la parte más elevada y por el foso abierto por dicha mina que fue rellenado, en tiempo de los Reyes Católicos, para la construcción de un convento. Algunos madrileños siguieron llamándolo “Foso de San Miguel”
     La Cava Baja o Cava de San Francisco, debe su nombre a la boca de la mina, situada  por debajo de la Puerta de Moros; parte baja de la antigua muralla, desnivel que todavía existe. Su data, por los años 936 (Origen Hist. Y Etim. calles de MADRID. Ed. facs.1863)
    Asi de sencillo. Pero siempre con significación de hondo, de hueco, vaciado de tierra por acción del hombre o de la naturaleza.
  N) AGUADUCHAR. Posiblemente, sea este topónimo un “hallazgo” lingüístico a conservar en la vitrina del habla en nuestre región murciana. Procede de las voces latinas aquae y ductu(m) que nos dejan el cultismo ACUEDUCTO (aquae+ducto) registrado hacia el año 1600. Ducto es la forma del participio pasivo del verbo duco, cis, cere, xi, ductum = conducir o guiar. (Hoy son conocidos estos otros  cultismos, viaducto, oleoducto y gaseoducto, por ej.)
  ¿Qué ha pasado con nuestro Aguaduchar? Pues que, mucho antes, el pueblo eligió la forma romanceada que convertía el grupo consonántico ct en ch, tal como pectus pasó a pecho y lacte a leche.
    D. Ramón Menéndez Pidal, máxima autoridad de la Lengua española, lo recoge así: Acueducto=AGUADUCHO, “Agua conducida o conducción de agua”. Y, en Librilla, como no podía ser de otra manera, surge ese otro hijo mal trajeado, con la pechera terrosa abierta, al que cogerá en sus brazos, de cuando en cuando, el Guadalentín, padrino en el bautizo de nuestro AGUADUCHAR latino. Consérvese como reliquia de nuestro hablar localista(otra capital provinciana lo comparte con nosotros ) y déjese el “Acebuchal” en su sitio, dando nombre, que bien dado está, con su oleoso aroma silvestre, al lugar donde Dios y la naturaleza dispusieron. Quede como loable intento y prueba de inquietud lingüística.   
  Ñ) AZUD. Pálabra árabe, registrada desde el siglo XII. Por su significación de presa, obstáculo  o cerramiento, fue de uso normal en la agricultura de árabes y mozárabes, tanto como acequia, aceite o aljibe.
    No quiero terminar, sin aludir antes a un aspecto social que, sobre la Librilla del pasado, reflejan algunas de las páginas y que invitan a una reflexión para los amantes de la Historia menuda de los pueblos. Surge en ellas, de pronto, un haber de méritos propios, al poner en las otra cara de Jano, dando su responsable opinión personal,crónica testimonial de una falsa Arcadia librillana. Datos, socialmente impresionantes,para cuando se toque la Historia.
    Junto a ellos, el suceso de los “lavaderos de Librilla” que, si no se prestara a la jocosidad y la sonrisa, sería cosa de llorar. Con él me quedo.
    Cierro estas ligeras apostillas con mi comentario sobre una frase en la que se enjuicia la actitud política de otro tiempo. “Sobró pasión y rencor”
    Un buen juicio que me da pié, para, con el paso del tiempo, vivido en el afán de cada día, más en desasosiego que calma, y sostenido por la templanza que dan los libros, considerar que toda persona es merecedora de respeto y de alabanza, cuando, sin reserva mental alguna, defiende su actitud con vehemencia, pero sin rencor ni envidia.

                  -----------------------------------------------------------------------------------------------

 

                                                                López Otálora, José María

 

 

                  HISTORICIDAD POETICA DE LIBRILLA
 (Poemas escritos y publicados por José María López Otálora)

              

                         EDAD ANTIGUA
                                     

                (Librilla)

                   La herida de un barranco estéril, yerto,
                   te cruza, oh pueblo, el pecho recio y rudo,
                   y, al hilo de tus pies, fauno desnudo,
                   cantó el Guadalentín su verso incierto.
                   Del viejo Castellar, sombra y desierto,
                   su monte dió un cuartel para tu escudo,
                   y, monte abajo, corre en grito agudo
                   la vena limonera de algún huerto.
                   Oh, pueblo de la rambla-flor de llaga.
                   Agujas de azabaras en tu herida
                   te cosen tierna piel de verdolaga.
                   Si el árabe te amó como paloma
                   que el nido, por amor, jamás olvida,
                   el beso de tu nombre fue de Roma.
                                --------------- 

   


(Publicado año 2.001)

 

 

    EDAD MEDIA
          (Oración para un pueblo)

                  
Pueblo nuestro,
que estás enclavado
 al costado izquierdo de la diosa Gea,
junto a la rambla,
granada de monacales celdillas rojas,
partida por el sablazo de las tormentas,
desenfundadas en torrenteras:
Santificado sea el nombre
que te dió Roma
`porque a los bordes de tu barranco
los llamó labios
y Orón le dijo a la abierta herida de tu costado,
hondo tatuaje que tu piel abrasa,
desde los altos hombros de una fingida,
breve cascada de espuma y piedra,
hasta las márgenes de limo blanco
de tu Guadalentín ciego, sin  agua.
Un sol alfarero
convirtió en horno tu garganta-rambla,
surgiendo, entonces, la vasija y boca
de aercillosos labios
para besos de amor de la madre tierra.
Un rayo de luz,en llamas,
 fundió la palabra LABRUM,
legado del antiguo Lacio,
en tu LABRELLA,
y, rosa de ardiente fuego,
la grabó en ellos, raíz y cuna
de tu inmortal nombre, para la Historia.
Y así firmamos, desde esa hora,
 por ser nacidos
sobre las altas, verticales márgenes
de una profunda rambla y barranco, disfraz de río
que “labros” fueron para la imperial Roma.
Labios que, estremecidos por la caricia
de un amor lluvia,
se abren bermejos
como dos gajos de una naranja
de dulce pulpa su arcilla roja.
Y así lo hallaron, como un tesoro,
los aguerridos hijos de Arabia
que no pudieron cambiar sus rasgos
con cimitarras de su lenguaje
ni con velares o rozagantes ropas de sus desiertos,
tal fue la forja dada a tu nombre
por nuestra lengua hispanorromana,
y la cristiana lengua mozárabe
en la encendida fragua de las palabras.
                      ----------------------
 (Publicado en el año 2.003)

Este poema consta de una segunda parte ,que, próximamente,publicará su autor,el profesor,López Otálora.
Su estructura está tomada de la oración cristiana del “Padre nuestro…”

 

EDAD MODERNA

(LIBRILLA EN FIESTAS. AÑO 1945)

 

 

Fogarata Librillana

La villa viste de boda
con una mantilla blanca;
el sol ha puesto claveles
en la nieve de su cara
y ha prendido de sus rizos
una verbena de plata.
En la torre de la Iglesia
locas vuelan las campanas;
bajo los arcos de pino
las gaitas y las guitarras
tiemblan jotas, que al volar,
luces de feria desgranan.
El son del tamborilero
lleva fiebre en sus tocatas,
hierve la sangre en las venas
de las mozas librillanas
y el cuerpo, marfil y junco
dibuja un baile en la plaza.
Una tribuna en la tarde
de tradiciones se cuaja,
¡Oh! un racimo de refajos
que tiene sabor a patria
y entre jazmines, al suelo
cae una lluvia de “pitanzas”
La sangre de los mantones
se cuelga de las ventanas,
los papelillos , jugando,
se esconden entre las ramas,
mientras escribe un romance
de fuego y risa, la traca
Entre un reguero de chispas
azules, rojas y granas;
entre un millar de canciones,
de oraciones y de de palmas,
entre la fe de una villa
el Santo bendito avanza.
La música las gaitas,
los releles, las guitarras,
los gigantes de cartón
los cabezudos que saltan,
las carrozas y Librilla
arde todo en fogarata.

José Mª López Otálora

------------------

 

OTRO POEMA PUBLICADO (ya aparte de la historicidad de Librilla)

 

 

Tambien se puede leer la "Oda a la Olma del Lavador" en la sección de La Olma (Pinchar aqui para dirigirse a la subpagina)


D. JOSÉ GARCÍA MONTALBÁN

(Fué un juglar de nuestro tiempo)

(EL ABUELO)

TERCERA EDAD
!! No me llames joven,
que ya soy mayor!!
estuve en la guerra,
también en prisión,
!! No me llames joven
que ya soy mayor!!
Trabajé la tierra
con gran ilusión
para sacar a España
de aquel callejón
donde la metimos
"pa" su perdición.
Por las tardes salgo
a tomar el sol
y ver la familia,
los nietos me salen
todos en pandilla,
los unos me besan,
los otros se suben
sobre mis rodillas.
¿cuéntanos abuelo
lo que sucedió
en aquella guerra
que España sufrió?
Aquello es historia
que no vuelva más
la sangre de hermanos
la tierra empapar,
que los hombres luchen
todos por la paz,
por la paz de España
y la humanidad.
Vosotros, muchachos,
corred a la escuela
que allí lo pasáis
mejor que en la guerra
!! Oh mis pequeñuelos!!
¿Quereis ser valientes?
Sacar en el curso
un sobresaliente,
y cuando salgais
para trabajar
vuestro amor a España
sea lo principal;
Subirla muy alta sobre un pedestal
donde la respete
"toa" la humanidad.
Los viejos sentados
al "lao" del fogón
esperan tranquilos
la hora suprema
que nos llame Dios.
!!No me llames joven

que ya soy mayor!!.

 

A LA REINA DE LAS FIESTAS
El brillo de tus ojos
va pregonando
que eres reina de las fiestas
por este año.
!Viva San Bartolomé!
patrón de los librillanos
y nos reúne estos días
con un abrazo de hermanos
Ya tenemos a la Reina
con sus damas de honor
con sus miradas de fuego
nos queman el corazón.
¿No veis esos labios rojos
de clavel de reventón
que van suplicando amor?
¿No veis su cuerpo elegante
con andares de sultana
diciendo a los librillanos
!Mirar vuestra soberana!
¿No veis su cara de rosa
con su gracia de gitana?
!!A ver qué traigan un trono
a la mujer librillana!!

D. ANTONIO SOTO ALCÓN

LIMBRAY'A
¿Dónde el cantar del gallo?...
¿Dónde el balar de las cabras?...
¿Dónde tus rincones y estrechas callejas?...
¿Dónde tu arco?...¿Donde tus palmeras?...
Ya no veré la dorada espiga
de tu Alberquilla
ni las negras moras
de tus angostas cañadas
ni degustaré la miel
de tus higueras...
-Sombra tupida de tus ramblas-
ni oiré llegar al ocaso
el canto triste de los pastores
de la polvorienta vereda.
¿Qué será de mi hermosa Limbray'ya
cuando lejos de ti...
ciegue para siempre sin tu luz
y mis oidos no escuchen
la oración de tu minarete?
Allí bajo la sombra de mi parra
donde canta su canción el agua
quizás una dulce muchacha
sonría a la primavera.
!Qué tristeza no descansar
cuando la muerte llegue
bajo tu fértil tierra!

D. JOSÉ OLMOS RUIZ

CASTELLAR
Aquellos mansos nieles de tus verdores,
todo tú lleno de piedras aplastadas,
y de calizas, inmóviles, cansadas,
Aquella carne que criaba flores,
endurecidas en ásperos montañizos
te niegan su alta savia y sus colores,
con los muertos musgos de siglo.
viejo "Castellar" inerte,
colina eres sin verdura,
solar deshabitado y sin ventura.
monte muerto, sin vida,
valle de muerte sin herida.
Estos versos quiero dedicarte,
"VIEJO CASTELLAR INERTE"
José Olmos Ruiz.
EL OLMO DEL LAVADOR.
Olmo esbelto y tranquilo,
soledad de la tarde,
tan airoso en la libre
desolación del aire,
tan alto. Lo eres todo.
Te confundes, y abates
tus verdes hojas,
al son del alegre viento,
y huye el sol a tu rama
tibio y agonizante.
"OLMO ESBELTO Y TRANQUILO".

VIRGINIA MAYOR VICENTE

MI LINDA FLOR
Te planté y naciste
en un gran macetón,
tu presencia me alegró
en el fondo de mi corazón.
Con impaciencia esperaba
que creciera mi linda flor,
cada semana te regaba
con mucha ilusión.
Hasta que llegó tu floración
eras tan linda y preciosa...
y tan roja como un fresón.
Tenía celos de tu hermosura y
hasta de tu buen olor.
Flor, linda flor,
que adornas mi casa
y alegras mi corazón,
quedas bien en todas partes
pero, prefiero verte, en mi balcón.
Con cuidado te vigilaba
para que no te cogiera
ingún ladrón.
Pasaron los días
y llegó mi desilusión
al verte morir tan joven,
mi linda flor.
Pero no te preocupes
mi linda flor,
tus semillas cogeré
y las volveré a plantar
en mi gran macetón
y volverá a adornar mi casa
y alegrar mi corazón.
VIRGINIA MAYOR VICENTE (10 años)
1º Premio de Poesía.

CANTO A LIBRILLA

!Viva Librilla!
Pueblo noble y acogedor,
Pueblo lleno de hermosura,
de simpatía y de amor.
!Viva Librilla!
entre perfumes de azahar,
que hay entre estos limoneros
de nuestra Huerta sin igual.
Librilla y su Patrón
!Viva San Bartolomé!
que en Agosto le pedimos salud, amor y prosperidad.
Murcia será también
por siempre la capitalcomo es la Huerta de Europa
para iir y morir en paz.
!Viva Librilla...
...
de nuestra Huerta sin igual.
!Viva Librilla!
!Viva!

M.A. GARCÍA VIÑOLAS

 FIESTAS DE AYER Y HOY
Hace ya muchos años, también yo, niño entonces y mozo luego, me festejaba en las fiestas de San Bartolomé. Los festejos aquellos tenían un aliento más campesino que huertano porque el agua era poca y mucha la sed que le tema a este pueblo reseca la garganta. Fiesta de guardar era «la pitanza», fiesta con historia propia de este pueblo, que también se animaba con carreras de cintas a caballo, en buena prenda de galanterías, y con la cucaña en un hazmereir de la chiquillería, y con los puestos bien abastecidos de turrón y de avispas y con la banda de música que diría como a un combate con el moro el maestro Espada, hombre de muy bizarra marcialidad; y con la solemne procesión de nuestro Santo Bartolomé que nos recuerda con su martirio lo propenso que es el hombre a despellejar a su prójimo; y, en fin, con los «cohetes con dedicatoria» —este va por don Servando, porque ha puesto bueno a mi Andrés; este va por una gracia que le hizo el santo a mi Blas; este va por... — y allá se iban los cohetes, uno tras otro, en jaculatoria de acción de gracias. Y raro era el año que un cohete, con dedicatoria o sin ella, no se llevaba enganchado cielo arriba algún dedo de polvorista lego, como un ex-voto de fe por todo lo alto.
El recinto de la feria era la carretera, que la gente compartía buenamente con el tránsito de los automóviles y carros que a veces detenían su marcha para gozarse también en el festejo. AHÍ se formaban los corros donde gentes venidas de los campos y caseríos hacían alarde de parrandas, jotas y malagueñas murcianas, al son crujiente de las postizas, que no son aquí un repique de bulla sino una sentencia. Eran fiestas entrañables, con sillas a la puerta de las casas y traje de domingo, fiestas iluminadas con carburo que azulaba de sombras la noche y propiciaba el embeleso de los novios, siempre con madre a la vista.
Hace muchos años también que no asisto a estas fiestas de Librilla porque la vida se me enredó por otros mundos que, en esos días, me alejan, bien a mi pesar, de este pueblo donde me vi crecer. Pero si no me remozo con la fiesta, sí vengo siempre a gustar sus vísperas, al bullicio inicial de sus preparativos, las prisas y vigilias de su desvelada organización. Es como asistir al «pre-sentimiento» de una alegría saludable que «siento» no poder vivir luego. Y esto me permite ver, privilegio de los años, cómo hay un puente que se tiende de ayer a hoy para establecer, sobre todas las mudanzas que va despabilando el tiempo, ese vínculo insobornable que es el modo de ser de un pueblo, esa constante de su naturaleza que podría resumirse en esta virtud natural: el amor de los librillanos —libertad y llaneza dice este nombre— por su pueblo, para hacer de él, tan desprovisto de alicientes monumentales, un gentío de gentileza que ofrecer a quienes acuden a sus fiestas de agosto. Su saludo al forastero podría ser este: Amigo, ven con Dios, y ve con Dios luego, a fiesta cumplida en este cumplido abrazo de hermandad que te ofrece un pueblo en su alegría, ayer, hoy y mañana.
M.A. García Vínolas
Campo de doña Vicenta.

FRANCISCO RUBIO

EL REGRESO.
Hoy el día ha amanecido, soleado, unas pequeñas nubes se han ido alejando poco a poco a medida que entraba el alba. No me he perdido ni un detalle de este amanecer, para mi el más feliz de los últimos cuarenta años.
¡Cuánto tiempo he deseado que llegara este momento! ¡Y con qué ansiedad y anhelo lo he hecho!
Y por fin se va a realizar mi añorado y dulce sueño. Ese sueño que me ha dado la fortaleza para sobreponerme a los momentos más difíciles, que me ha devuelto la ilusión, la alegría y el ansia de vivir en no pocas depresiones nostálgicas que me han invadido en esta tierra lejana, extraña, dura.
¡Cuántas veces he recordado mi Librilla! ¡Mi querido pueblo! ¡Cuántas veces he llorado nuestra separación sin más consuelo que mi triste y a veces angustiosa soledad!
Casi no quiero recordar aquellos penosos dias de mi marcha, tuve que hacerlo, sentía que el alma se me partía, las lágrimas a borbotones corrían por mis mejillas, era como si una fuerte mano me oprimiera la garganta. Con un adiós débil, imperceptible, pronunciado casi sin aliento me alejé del pueblo. ¿Cuándo volvería? He pasado mucho tiempo en el extranjero, demasiado.
Yo no se lo que me sucedía pero cada año cuando llegaban estas fechas un gusanillo extraño empezaba a moverse dentro de mí, hacía que me sintiera inquieto, bullicioso, repleto de ánimo y euforia. Yo diría que casi distinto. Debía de ser sin duda el mismo gusanillo alegre y jovial, pero a la vez delicado y tierno que nace con los calores de agosto, muy lejos de aquí en todos los corazones de mis queridos paisanos de Librilla.
Es el gusanillo que llevo dentro ahora, pero esta vez me atrevería a decir que es distinto porque ha nacido en un dia maravilloso.
Estoy haciendo el equipaje y no puedo sujetar este tumultuoso torrente de recuerdos que pasan por mi mente, me desbordan, me vencen y me dejo llevar dulcemente por ellos; el Lavador, aquella calle Mayor de la fiesta, las charangas, los columpios, los graciosos tenderetes de morcillas y vino, los divertidos bailes en la plaza, la cucaña con sus pollos en lo alto esperando a los atrevidos y festeros jóvenes, y no podia dejar de recordar a nuestro Patrón, San Bartolomé, con su mirada segura y decidida, el acero en su mano fuerte y vigorosa, para mí el exponente más alto del temple, el valor y la firmeza del hombre.
Son recuerdos que siempre han perdurado en mi interior y que ahora azuzados por una extraña fuerza se apresuran a salir.
Son unas sensaciones las que me embargan que difícilmente podría expresar. Es como si no hubiera pasado el tiempo, me siento con las mismas ilusiones, con los mismos deseos de vivir de aquellos dieciocho años, aquella juventud testigo fiel de mi partida y que ahora renace como una llama ardiente que ilumina todo mi ser.
Ya falta muy poco para que pueda ver a mi familia, mis amigos, tocarles con mis manos, volver a oír sus voces, sí, aquellas mismas voces que, a veces, tanto me censuraban, pero es igual, ahora me doy cuenta de que las quiero, siempre las quise y cómo las he echado de menos.
Me parece escuchar el ruidoso bullicio de los niños jugando alrededor de los columpios, las mujeres preocupadas en limpiar afanosamente sus casas, preparando los mejores manteles y vajillas; los hombres prestos para terminar las faenas del campo, la recogida de la almendra, los pimientos, la cebolla... Sin duda que el pueblo entero se estará vistiendo de gala —igual que antes— para celebrar sus fiestas.
¡Cuántos corazones rebosantes de alegría van a darse cita allí en estos días!, las familias juntas de nuevo, las gentes más unidas que nunca rezumando entusiasmo y simpatía y susurrando delicadamente en nuestros oídos una suave música celestial que nos hace pensar en la hermandad, los anhelos y la tradición de todo un pueblo. ¡Y yo podré estar alli, voy a vivr esos instantes infinitos!
¡Qué dicha Dios mió! Voy a participar de nuevo en mis fiestas, sí, porque son para que las gocemos todos los librillanos y visitantes. Tanta felicidad me parece imposible; no me cabe dentro.
En estos inmensos momentos, llenos de alegría, de ilusiones repleto el corazón y mil sueños dorados que realizar sólo unas sencillas palabras pueden acercarse a decir lo que siento: ¡Te quiero Librilla!
Francisco Rubio  

A MI PASO POR LIBRILLA...

 
 
 

Andamos por la N-340 en dirección a Lorca. Al pasar una pequeña rambla seca llamada "Rambla de Belén", comienza el término municipal de la Villa de Librilla. Allá, al fondo, observamos una pequeña ermita del mismo nombre (ermita de Belén). En ella, se celebra su romería y acuden todas las familias de los términos limítrofes a rezar, cantar y bailar.
A continuación vemos, a la izquierda, una fábrica de manufacturas ganaderas y, a nuestra derecha, unos aserraderos de madera para muebles. Pero ya, pasados pocos metros, vemos grandes movimientos de tierra en los caminos y pregunto qué es; me contestan: Están arreglando los caminos que tantos quebraderos de cabeza nos vienen dando. Se abre ante mis ojos una frondosa maceta y sus flores son el azahar de la huerta, "LA HUERTA DE LIBRILLA". Su fruto,  el limón que las manos endurecidas elaboran con sumo cuidado y detalle y que esta Sociedad Cooperativa reparte por todos los rincones de la tierra con sus marcas acreditadas "Sol de Librilla", fruto refrescante de la tierra, que agradece  beber el agua que tra el Tajo hasta el Segura.
Pasando unos pocos kilómetros, vemos la entrada de la Villa  dominada por el frondoso olmo milenario y a su pie el lavador, aquel lavador en el que, un día,  las mujeres lavaban la ropa. Miramos detenidamente a ambos lados y vemos viejos caserones con escudos heráldicos y en sus paredes algunas fechas como 1575. Al fondo,  nos encontramos una mole de ladrillo cocido, una torre, un reloj ya envejecido; es el Ayuntamiento. En su lado izquierdo un arco,  nos invita a dejar nuestro camino por unos momentos; pasamos  por él y  encontramos su iglesia que data del siglo XVIII. Pasando su postigo podemos contemplar sus imágenes y  su patrón San Bartolomé. Hay gran bullicio de gente ataviada de diversas formas;  pregunto, y me dicen que es la fiesta de nuestro pueblo que se celebra del 20 al 24 (de agosto), y esas gentes son las peñas festeras de San Bartolomé. De nuevo en la plaza del reloj, vemos concentradas en dicha plaza muchas peñas 1, 2, 3, 4... 11 y mucho público en general; se canta, se baila y se bebe al son de sus bandas de música. Puedo calcular unas 2.500 personas, es imposible moverse y cual no fue mi sorpresa al ver en el balcón del Ayuntamiento a la reina de las fiestas, autoridades y corte de honor y el disparo de un cohetón y empiezan a lanzar panecillos al público. Pregunto ¿esto qué es?, y me contestan: son las pitanzas benditas de San Bartolomé; y de nuevo pregunto, ¿y por qué?, y me contestan: en tiempos no fechados, el pueblo no tenia agua, tenía sed, y le prometieron que si llovía, y salvaba la cosecha, le regalaría al pueblo el fruto de su salvación, "la pitanza".
Tras mi lento caminar, y encontrarme tales sorpresas y un corto descanso, me encuentro de nuevo en la 340. Ante mí aparece un enorme barranco llamado ORON, el cual divide el pueblo; seguimos y vemos las casas con teja de cañón que se van perdiendo al lado de las nuevas edificaciones; en mi entorno un gran bullicio de gente por todas partes, pero siguen siempre un itinerario y paralelo a esta 340. Dos calles más arriba se encuentra el recinto ferial, todo lleno de verbena con puestos de vino tinto, cervezas y turrón, pero de nuevo algo me llama la atención: Un largo palo de 8 ó 9 metros, todo enjabonado, y en el extremo superior 2 pollos y un par de conejos y grupos de jóvenes intentando subir para coger el acreditado premio al esfuerzo, y pregunto de nuevo, y ¿esto qué es?, y me contestan: la cucaña de San Bartolomé. De nuevo paso a la 340 y sigo mi camino. Nos encontramos un bar donde el sediento agricultor bebe un buen vaso de vino de Jumilla; más adelante ya no está el banco del herrador de Gea. Pero le sigue, con su nueva construcción el Colegio "Sagrado Corazón", y  frente de él vemos una soberbia construcción: es "la Casa de la Cultura", que por fin se inauguró. Seguimos un poco adelante, y nos encontramos un bonito paseo enlosado con unas pequeñas fuentes que dan de beber al caminante cansado. A nuestra derecha dos viejos edificios que parecen olvidados, pero  que se están preparando los papeles para albergar a la juventud, deporte y cultura, que lo están necesitando. De nuevo veo unas grandes tuberías cerca del paseo enlosado,  y a mi pregunta  me responden: esto es para las aguas pluviales que tantos follones ha costado. A mi izquierda un poco alejada veo una gran estatua con los brazos en alto y pregunto qué es y me responden es el monumento al Corazón de Jesús que lo están reparando. Nos desviamos camino del cuartel y algo nuevo divisamos, es el nuevo Ambulatorio que han inaugurado. Tiene de todo, comadrona, médicos y practicante, y hasta departamento de extracción y análisis de sangre.
Son dignos de mención los tramos de tubería enterrados por toda la Egesa para la conducción  del  agua del "Taibilla" que estos vecinos vienen necesitando.
Seguimos viendo a ambos lados de la 340, edificios de nueva construcción y de un nuevo colegio que se ha edificado: "Colegio Natividad Sanz", que para el bien de nuestros hijos una persona de nuestro pueblo ha donado el terreno. De nuevo una pequeña rambla seca; hemos llegado a nuestra derecha atravesandola, un viejo acueducto olvidado. Aquí termina, como empezamos el límite municipal reseñado.

 Bartolomé Ruiz Andreo


 

HIMNO A SAN BARTOLOMÉ

HIMNO DE SAN BARTOLOME APOSTOL, PATRONO DE LIBRILLA
(Recuperado por el Grupo de Coros y Danzas "Virgen de Belén" de la Peña "El Limón", en Noviembre de 1.985. Fecha aproximada del Himno; Primer tercio del Siglo XX, letra del Párroco D. Emilio García Reyes, música del maestro D. Baltasar Espada).
 Bis en la segunda vez y lento para finalizar
Estribillo.
CAPITAN DEL EJERCITO CRISTIANO DE LOS FIELES LIBRILLANOS TU SERAS SAN BARTOLOME ACLAMADO, LOS HIJOS DE LIBRILLA DO QUIERA QUE ESTAN CORAZON, VIDA Y ALMA CON GUSTO TE DAN
 Y tu siempre los acoges con amor en sus penas y dolor, campo estrecho
al anhelo de San Bartolomé, que de las Indias vino a la Siria y Tibet, que de Cristo lleva el fuego del amor, sin temor.
 (1) Lábaros: Estandartes

Si nuestra alma en el mundo la mar va a cruzar por estrecho en borrasca la vé zozobrar.
Si voces escuchase de tropa bélica lánzate intrépito veloz ampáranos, alza tus lábaros (1) en la batalla campal, fiel presagio
del auro bélico y de la paz, del auro y de la paz.
Al Estribillo.


PREGON DE SEMANA SANTA LIBRILLA AÑO 2000

Ilustrísimas autoridades, hermanos cofrades, nazarenos, penitentes... es para mí un honor pregonar esta tarde, en este hermoso templo de impronta barroca, al que me siento unido por nacimiento y bautismo, este sentido pregón de la Semana Santa Librillana de este final o principio --como se quiera- del milenio.
Y es un honor en doble sentido. El primero, porque la Semana Santa ejerce y ha ejercido sobre mi una fascinación que nunca he podido explicar muy bien, y que en esta ocasión que se me brinda he de aprovechar; y la segunda, el agradecimiento a las Hermandades del pueblo, y a sus Presidentes, el de haberse acordado de que en su pueblo -nuestra Librilla- también los hay que escriben pregones. Y es un acierto que encarguen el escrito a un hijo del pueblo, ya que nadie mejor que un hijo puede escribir sobre el sentir de su tierra y de sus gentes. En lo que a mi respecta, me siento orgulloso de hacerlo. Y lo voy a intentar comenzando con un recuerdo imborrable.
Siendo pequeño - y tan pequeño - en la calle Santo Domingo, donde nací, había una carpintería y un taller de bicicletas, que fue el paraíso de mis primeros juegos; y uno de aquellos inocentes juegos consistía en hacer una procesión en la calle con mis pequeñas imágenes de barro, a las que yo adornaba con ramitos de flores silvestres en botes de penicilina. Yo entonces quería ser cura de mayor, y qué mejor ensayo que presidir aquella humilde procesión detrás del trono que me habia hecho aquel buen carpintero con unos listones de madera. El problema eran los portadores, que algunas veces no estaban muy de acuerdo en la lentitud del paso. Estos no eran otros que mi hermana y sus amigas, ya que en la calle el único niño que habia por aquel entonces era yo. Ya os podéis imaginar cómo mimaba a aquellas niñas, para que guardaran el equilibrio, y no me tiraran a Santa Teresa  o a San Antonio de aquel pequeño trono.
Hoy, después de tantos años me sigue fascinando esta liturgia de fervor, entre lo que creemos y lo que soñamos; este latido de la llamada a repetir todos los años, una pasión, una muerte y una resurrección.
Itinerario de tus calles. Vía Crucis de Librilla desde el Plano hasta el Calvario, hoy tristemente desaparecido por la bota del progreso. Aquellos nazarenos de manos llenas, que nos endulzaron aquellos años de nuestra infancia. Cómo olvidar a todos los que nos dejaron en el camino. Faltaría papel para nombrarlos a todos, pero sus rostros cada año aparecen en esos tronos, cuando la memoria nos despierta.
Hoy, gracias al trabajo de tantos de vosotros, no sólo habéis recuperado nuestra tradición, sino que habéis sido capaces de ampliarla y engrandecerla. Hoy, la Semana Santa de Librilla, aún sin perder su carácter creo que único en toda la Región Murciana- ha ganado en cantidad y en calidad. Cantidad, porque el número de nazarenos crece con savia nueva, y calidad, porque toda procesión requiere un esfuerzo humano considerable, para que cada año se renueve la ilusión. Y creo que lo habéis conseguido, poniendo toda vuestra pasión.
Imagino que serian incontables las horas de reuniones a lo largo del año. El agradecimiento a vuestro esfuerzo debe ser colectivo, de todo un pueblo. Vosotros sois los que hacéis posible que yo como espectador apunte en mi memoria vuestros colores, vuestras imágenes, vuestro sentir como nazarenos. Desde aqui os doy las gracias y os profeso mi admiración a cada uno de vosotros:
Hermandad del Cristo de la Consolación, Hermandad del Cristo del Perdón; Hermandad de Nuestro Padre Jesús; Hermandad de San Juan Evangelista, mi más sentido deseo de gratitud por lo que nos dais.
Y hecha esta introducción quisiera expresar con palabras el sentir de un pintor que piensa con colores.

-MARRON-

Austeridad. San Francisco desde la pobreza. Silencio y humildad. Asi lo expresó Jesús ante Pilatos. Silencio y sabiduría en tu semblante. Rey de Reyes. Todos miramos a ese Cristo del manto púrpura, a quien unas manos injustas han colocado una corona de espinas y una caña como cetro. Belleza desde la pobreza y el silencio. Te has quedado solo Señor. Tus amigos, tus más cercanos discípulos han huido aterrorizados.
Señor de los justos, acércanos a tu humildad, haznos mejores en la vida. Tú que elegiste ser pobre santifica la pobreza del mundo con tu mano generosa. No nos des más de lo necesario, ayúdanos a compartir. Marrón, humilde pigmento de la tierra, haznos olvidar el brillo de lo ostentoso. Tierra es tu color porque de ella naces. ¿Qué misterio encierras?...
Dicen que te vistieron así para burla y escarnio. ¡Ah, ignorantes! Sobre tu manto púrpura se escribió la historia. Ahora, pasa despacio, En silencio, como un verdadero rey. Pasa lentamente por estas calles, que queremos verte Cristo de la Consolación. Librilla te brinda su espacio. La esquina atrapada por tu sombra. Pasa como lo que eres, hijo de Dios.
Que tu silencio nos ayude y nos eleve. Trázanos el camino de la compasión, tú que te compadeciste y haznos más pobres... más humanos.
 

-ROJO-

Cristo del Perdón, desde tu mirada el mundo. Sanare y más sangre brotando de tus heridas. ¿Qué duele más, los clavos o el mundo?... Sobre tu cruz, Señor, todos hemos llorado. Sangre de Cristo ayúdanos a seguir el camino del bien. Todos somos culpables de esa Cruz. Ahora, cuando todo concluye y la muerte te espera, le pides a! padre perdón para todos los hombres. Esa es tu fuerza y tu belleza. Sobre el Golgota se ha hecho silencio y toda la tierra se estremece. ¡Padre, por qué me has abandonado'
Llueve sobre la tierra sangre, dolor y llanto. El hombre es un lobo con los hombres. Cristo del Perdón apiádate de tanta victima inocente. Que tu sangre sea el bálsamo ante tanta injusticia en el mundo.
Llenad su trono de rosas rojas que no hay tierra suficiente para tanta sangre. ¡Ah, imagen perfecta de Dios! Viernes Santo, pasión y primavera. La luz sobre tu compasiva mirada.
¡Noble cuerpo masacrado y aún asi bello! ¡Qué hermoso se ve el puente cuando pasas'
Te veo venir como un rio de sangre, cuesta arriba, bajo los sones de la marcha "El Cristo del Perdón".Y detrás, muy cerca tu madre "La Virgen de la Amargura" con el llanto y el dolor de todas las madres del mundo. Madre sin consuelo llora también por nosotros. Venid a ver sus lágrimas a la luz de las velas. Venid a ver la belleza hecha llanto derramado.
Mujeres de Jerusalén llorad. Y tú, triste Verónica, seca su rostro, apacigua su dolor, su soledad de hombre. Sella con tu paño su divino rostro y muéstralo al mundo.
Salid, salid a ver ese Cristo que expira.
Seguid su estela por las Calles de Librilla.
 Seguid ese rio de sangrue que se llama el Cristo del Perdón.

-MORADO -

Amargura. Del rojo y el azul, el morado. Extraña metamorfosis. Tristeza de lirios bajo tus pies llagados. Besad sus pies. Poned u» beso en cada llaga. Misterio en su rostro bajo el sol de primavera. Pasa el Nazareno con su pesada cruz por las calles de la vieja Librilla. Y a tu paso lento las miradas. Sangre, sudor y polvo, camino del Calvario. Mirad su figura quebrada, su soledad de hombre. Mirad su rostro, su mueca de dolor, su espanto. ¡Ah que triste es este Jesús el Nazareno! Ritmo de tambores, estandartes, cometas... todo se nubla en su mirada. Una caída, dos, tres... Coged esa cruz que pesa tanto como el mundo. Antes fuiste golpeado y maniatado a una columna. Desnudo ante el mundo, pasas con la mirada perdida bajo ese cielo que se estremece ante tu rostro. Desnudo de cuerpo y alma, el hijo de Dios sale al mundo.
Y esas voces que se callan al contemplar la luz de esos ojos. Tengo sed y trio.
Y unas piadosas manos tejieron una túnica para Él. ¡Qué hermosa túnica abriga tu cuerpo. Jesús'. Bendice esas manos que la bordaron en oro para ti.
Y ahora, camina, camina despacio apoyado sobre el hombro de tus hijos.
Filos te eligieron por tu tristeza. Contigo sellaron el sudor v las lágrimas del camino. Ayúdales a ellos también a que ese peso sea ligero, para que la primavera librillana vea pasar a Jesús el Nazareno.

-BLANCO-

Azahar. Blancas palomas bajo el cielo librillano. Multitud de blanco. San Juan señalando el camino a una madre Dolorosa de manto celeste. Azahar. La juventud de la primavera en esa mirada. ¡Qué belleza la tuya que hasta duelen los ojos! Juan, el más joven, el predilecto. Apóstol de la verdad. ¿Dónde señala tu dedo?...
Ponedle en su mano una palma; una palma que recuerde la Gloria de Domingo de Ramos. Porque su muerte no puede ser cierta. Él no ha robado, ni ha matado. Él, es el hijo de Dios. El, es mi maestro. Yo lo he visto andar sobre las aguas en el mar de Galilea. Lo he visto sanar a ciegos y a paralíticos. Lo he visto resucitar a Lázaro. Él, es mi maestro y mi Dios ¿Por qué le matáis?...
Paloma de la Paz. Dame la inocencia del blanco. El blanco es un niño que nunca crece. Blanco. Pureza del Alma. Abanico de
todos los colores. Después de ti, todo o nada. Blanco. Alegría. Juventud. Grandeza. Símbolo del que nada quiere, porque ha alcanzado su estado más puro.
Juan, ésta es tu madre. No la abandones en su dolor. Y detrás "La Dolorosa" con el corazón traspasado. Salcillesca y Murciana como la vieron aquellos ojos.
¡Ah, madre del dolor! ¡Madre de Madres!
Ni aún el llanto te quita la belleza. Poned en su manto la luz de todas las estrellas que su dolor todavía es más grande. Miradla, miradla venir... ninguna flor puede compararse a Ella. Belleza serena de brazos abiertos.
¡Oh, imagen de mujer! ¡Oh, imagen de todas las madres'
Cuatro hermosos cuadros en tus calles, pueblo de Librilla. Cuatro colores.
Cuatro esperanzas para esta primavera renovada en aromas sagrados.
Cera derretida mezclada con polen. Ilusiones compartidas en abrazo de hermandad. Todos unidos por una misma fuerza. Compromiso de la sangre de generación en generación. Vinculo de amistad, más allá de las diferencias.
Colores que os distinguen porque la naturaleza humana es plural y compleja.
Imágenes de un pueblo que vosotros habéis elegido por fe y devoción.
Aunque éste que escribe os elige a los cuatro, como lo haría con los cuatro puntos cardinales, para situarme y no perderme en el laberinto de la vida. Porque perderse seria borrar lo que uno es y ha sido siempre. Una memoria, un pueblo, una tierra para nacer y para quedarse. Y yo naci en la calle de Santo Domingo, y allí jugué con mis Santos de barro en esa procesión ideal de la infancia. Y eso, sencillamente quería decir, cuando os hablaba de vuestra ilusión por recuperar aquello, que un día me fascinó, aunque sea difícil de explicar con palabras y tenga uno que pintar cuatro cuadros a la Semana Santa Librillana.

Antonio Soto.

  

 MURIO "BIENVENIDO", EL AMIGO Y HERMANO DE TODOS LOS LIBRILLANOS

Dentro de los pequeños pueblos de la Región de Murcia, siempre existen unos personajes a los que todos los vecinos conocen y adoran por su simpatía, entrega y dedicación al pueblo que les vio nacer.
Juan José López Otalora, al que desde que nació se le ha apodado "BIENVENIDO", es uno de ellos, pues siempre se ha interesado por todos los Librillanos, a los que ha querido y ayudado hasta su muerte.
El ha sido el "Cronista Oficial", siempre de memoria, de todo lo acontecido en Librilla durante tiempos pasados y presentes. 5u pasión por la Semana Santa librillana, le llevo en el ano 1947 a fundar la Hermandad de San Juan, de la que es presidente honorario a perpetuidad.
Sus restos mortales fueron enterrados el día 31 de agosto del año 2000, a las seis de la tarde, en el Cementerio de San Bartolomé de Librillo, envueltos con la túnica de San Juan, blanca y colora, ante la presencia de casi todo su pueblo de Librillo, los cuales le acompañaron desde el rincón de El Lavador, al son de los tambores y cornetas de la Hermandad de San Juan, hasta la iglesia de San Bartolomé, donde se le dedico una misa por su eterno descanso, ante la atenta mirada de su San Juan de su alma, que fue bajado de su altar expresamente para que le diese el último adiós.
Descanse en paz Juan José López 0+álora, que así se llamaba este pequeño personaje de Librillo, que murió a los 79 años de edad, Seguro que sera bienvenido en la Casa del Señor, por su San Juan y el Padre Dios.
Su amigo que no le olvidara jamas, Antonio Pardo.


POESIAS DE ISABEL

EL LIMONERO

En mi pueblo hay un masajista,

Muy, muy, muy, especial,

Dice que para ir a el, hay que hacer ejercicio,

Te dice que se vaya en bici hasta el,

Te hace hacer estiramientos,

Te hace hacer flexiones,

Te da un abrazo de hermano y te pone la acupuntura,

Dime si no es mágico pues todo lo tiene de especial,

Pues hasta el nombre es especial,

Tú quieres saber cual es,

Te regala su perfume,

Te regala su querer,

Pues lo descubres que mágico es...

LIMONERO QUE LINDO ES,

PUEDEN VISITAR SU PROPIA WEB, DONDE CONOCERÁN SU OBRA, LEYENDO MUCHAS MÁS POESIAS DE ISABEL, ESTA "LIBRILLANA", QUE NOS ENRIQUECE CON SUS POESIAS....

http://usuarios.lycos.es/elrincondeisa/index.htm

 


 [Situación Geográfica] [Historia y descripción] [Escudo] [Edificios Oficiales] [Fiestas] [Comunicaciones y rutas] [Asociaciones] [Deportes] [El Agua] [Poesias] [Ayer y hoy] [Industrias y comercios] [Gastronomía] [Curiosidades] [Relación Centros Oficiales][Callejero] [Los Moraos] [Los Coloraos] [Los Blancos] [Los Marrones]  [Los Infantes] [Plazas de recreo] [Fiestas San Bartolomé]  [Especiales año 2000]